Mié. Jun 19th, 2024

Pablo Escobar tenía un zoológico privado en su finca en Colombia, con animales como cebras, jirafas, flamencos y cuatro hipopótamos. Después de que Escobar fuera asesinado en 1993, la mayoría de los animales fueron reubicados excepto los llamados «hipopótamos de la cocaína». Imagen de un letrero que advierte sobre la presencia de hipopótamos en un barrio de Colombia, cerca del parque temático Hacienda Nápoles, que alguna vez fue el zoológico privado del capo de la droga Pablo Escobar.

Las autoridades pensaron que morirían pero no lo hicieron. Ahora, alrededor de cien deambulan cerca de la finca Napoles. Los conservacionistas están tratando de controlar su población porque se preocupan por la gente y el medio ambiente. Pero a algunos lugareños les gustan los hipopótamos y algunos investigadores dicen que los animales deberían quedarse solos y están llenando un vacío ecológico. La controversia refleja de manera interesante el creciente debate en ecología sobre qué es realmente una especie invasora.

De los pocos individuos que alguna vez se alojaron en la hacienda Hacienda Nápoles de Escobar, el número de hipopótamos se ha disparado, con 130 ahora deambulando libres al norte de Bogotá alrededor del río Magdalena. Las autoridades dicen que los gigantes que pastan, endémicos del África subsahariana, amenazan la vida silvestre local y los humanos que viven a lo largo del río, con quienes ya han entrado en conflicto. Se han hecho intentos para esterilizar a los animales, que pueden pesar hasta 1,8 toneladas, pero hacerlo es costoso y difícil.

«El sacrificio (sacrificio) sigue sobre la mesa», dijo David Echeverri, jefe de la agencia ambiental del estado de Cornare a cargo del esfuerzo de esterilización. «Es una opción necesaria… podría ser la única forma de evitar que el problema empeore», dijo a la AFP.

El gobierno declaró oficialmente a los hipopótamos una especie invasora y anunció que tiene un plan para «manejar» su población, que según los estudios podría cuadriplicarse en 10 años. Aunque no se han revelado los detalles del plan, el exministro de Medio Ambiente, Manuel Rodríguez, ha instado al gobierno a utilizar cualquier medio, incluida la apertura de una cacería de animales.

“Obviamente hay activistas de animales que se oponen a esto, pero ¿cuál es la alternativa?”, dijo.

Hasta la fecha, Cornare ha logrado esterilizar quirúrgicamente a 11 hipopótamos e inyectar anticonceptivos a otros 40. El esfuerzo ha costado más de $ 100,000 dólares, pero no ha logrado detener el aumento del número de hipopótamos. «Todo con hipopótamos es complejo, caro y peligroso», dijo Echeverri a la AFP.

Los animales representan una gran amenaza para los pescadores y otros habitantes de la ribera. El año pasado, Cornare registró dos ataques de hipopótamos contra personas, ninguno mortal. En África, los hipopótamos matan a cientos de personas cada año. “Podríamos enfrentar una tragedia”, advirtió Rodríguez.

A principios de este año, activistas propusieron crear un santuario para los hipopótamos con una combinación de fondos públicos y privados.

Pero los expertos rechazan la propuesta por costosa y no menos dañina para el ecosistema local. «¿Vamos a mantener un santuario para los hipopótamos que atacan al manatí?» preguntó Rodríguez.

La bióloga Nataly Castelblanco, experta en manatíes, dijo que los animales locales deben tener prioridad. «Las especies nativas tienen prioridad de conservación sobre las especies invasoras», escribió en Twitter.

Por Contacto Noticias

Periodistas de Contacto Noticias. Equipo multidisciplinario con diferentes especialidades, priorizando valores como la ética, el rigor y la objetividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *